Archive | junio, 2013

La mejor solución para dividir espacios: las cabinas fenólicas

24 jun

Hacer una reforma, en los tiempos que corren, supone un gasto importante. Aun así, en ocasiones son necesarias y debemos hacer lo posible para conseguir que el gasto sea el más mínimo.

En una oficina, si aumenta su plantilla, por ejemplo, necesita crear nuevos espacios y ubicaciones para dar cabida a los nuevos trabajadores. Realizar una obra es un trabajo costoso económicamente, pero además causa muchas molestias, desde ruido a suciedad, que en ocasiones obliga a detener el trabajo y a paralizar la empresa.

Sin embargo, gracias a la investigación y creación de nuevos materiales, ha surgido una alternativa a la obra que consiste en la colocación de cabinas fenólicas. Estas construcciones se realizan mediante paneles fenólicos, que suponen una solución rápida, eficaz y económica para separar y dividir espacios.

Estos paneles están realizados con fenol, un material proveniente de resinas que se endurece y ofrece un sinfín de posibilidades. Estos paneles no ensucian y el resultado es muy vistoso, profesional y atractivo.

Las cabinas fenólicas son la solución para la distribución de espacios de una manera rápida y sencilla. Las cabinas son duraderas y fáciles de limpiar, óptimas para lugares con gran afluencia de público.”

Las cabinas fenólicas ya se utilizan en multitud de lugares gracias a su versatilidad y capacidad para crear espacios agradables y únicos. Los paneles se utilizan para realizar revestimientos exteriores de edificios ya que es un material altamente resistente y durable. En interior, se usa en casas, universidades, oficinas u hospitales, ofreciendo soluciones a cada una de las necesidades concretas de cada ubicación.

Estos paneles están disponibles en cualquier color, y suponen una alternativa mucho más cómoda para separar espacios. En la oficina, además de su rápida colocación, tiene otra ventaja y es que presenta un acabado muy profesional.

Sin duda, la instalación de cabinas fenólicas es la solución para las empresas. Con ellas, no será necesario paralizar la actividad de la empresa ya que las molestias durante su instalación son mínimas, afectando lo menos posible al trabajo de los empleados. No generan ruidos ni suciedad, y se consigue un resultado profesional, atractivo y funcional.

Share

Las Baterías de Cocina

5 jun

El conjunto de los recipientes empleados para cocinar recibe el nombre de batería de cocina, y desempeña un papel muy importante en la calidad del resultado culinario obtenido. Las primitivas marmitas, sartenes y cazos de bronce o cobre que constituían las baterías de cocina de la antigüedad han evolucionado hacia piezas mucho más sofisticadas y prácticas fabricadas, casi siempre, en acero inoxidable o vitrificado. En su interior se incluyen con frecuencia elementos antiadherentes para impedir que los alimentos se peguen, como puede ser el teflón. Asimismo, la existencia de un fondo termodifusor les permite distribuir el calor más homogéneamente, por lo que los alimentos se cocinan mucho mejor.
Al seleccionar entre las posibles baterías de cocina en lancaria, resulta imprescindible considerar cuáles son nuestras necesidades y escoger muy bien las piezas adquiridas. Ya hemos comentado, respecto al material con que están hechas, que el acero suele resultar omnipresente en casi todas ellas; si bien las hay también esmaltadas, de aluminio y con tapadera de vidrio. Otra de las decisiones a tomar es si se precisa una olla a presión, así como las sartenes y los adminículos de cocina que servirán de complementos.
Por regla general, el precio de las baterías de cocina depende sobre todo del material del cual están hechas y del número de piezas que componen el juego completo. En buena lógica, el número de piezas requerido varía en función de la cantidad de comensales para los que se cocina, y del tipo de platos que habitualmente se preparan. No siempre es necesario disponer de todas las piezas, ya que existen formatos estratégicos que resultan extremadamente versátiles y prácticos. Grosso modo, una batería de cocina básica, aunque suficiente, incluirá dos cazuelas con cubierta, un pote y dos cucharones. A partir de ahí, podemos adquirir juegos de siete, ocho, diez y hasta veinticuatro piezas. Todo depende de las necesidades… y del presupuesto disponible.

Share