El DAFO en la estrategia de operaciones

29 abr

Todo plan de empresa debe incluir un apartado en que se detallen todos aquellos factores internos y externos que marcan la posición de la empresa frente al mercado en que opera. En otras palabras, toda estrategia de operaciones incluye una matriz DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades).

¿Es la matriz DAFO una herramienta estática?

Si entendemos estático como un fiel reflejo global del momento en que lo realizamos, la respuesta será sí. Ahora bien, ese informe sobre el que construir o complementar una posible estrategia de operaciones quedará obsoleto o sesgado en pocos meses a causa de la propia evolución del mercado, la competencia o la empresa.

Incluso cuando la estrategia de operaciones de la empresa sigue firme, los valores se asientan y el crecimiento es sostenido y se adapta a las previsiones, podríamos no estar considerando el movimiento y fluctuación del resto de empresas de la competencia sobre la cuota global de mercado. ¿Ha aparecido alguna empresa nueva? ¿Hay algún producto o servicio relacionado que está tomando relevancia o deriva hacia uno nuevo? ¿Hemos visto un anuncio de la competencia en la radio o la tele? ¿Habrá contratado alguien una empresa de marketing online para que le optimice su estrategia online?

Existen multitud de variantes que pueden afectar directa o indirectamente a la matriz DAFO que en el pasado diseñamos para analizar la situación presente de la empresa y sus principales fuerzas competitivas. Todas ellas modelarán la posición de la empresa en el mercado, atentarán contra sus fortalezas competitivas y tratarán de ahondar en sus debilidades y puntos críticos. De eso trata la competencia en el mercado, es por ello que una estrategia de operaciones óptima debe incluir estas variables incontrolables y tener planes de contingencia para cada escenario.

¿Y cambia el rumbo y afecta a la estrategia de operaciones de la empresa?

El otro gran escenario es que, además del mercado, sea la propia empresa que analizamos la que haya sufrido algún cambio relevante que afecte a la planificación y su posición presente o futura frente a sus competidores.

Los retos e ilusiones de las empresas varían, los productos estrella dejan de serlo y el ciclo de maduración del sector evoluciona obligando a reinventar ciertos aspectos de la empresa periódicamente”

No habría sino otro modo de subsistir en este mundo globalizado y con una competencia tan feroz como la que vivimos. Cambiar no solo para mantenerse, sino para crecer y captar cada vez más parte de los clientes que se están llevando los competidores.

A menudo se tiende a creer que habiendo hecho una matriz DAFO el trabajo ya está hecho y olvidamos que se debe optimizar y readaptar periódicamente para que siga siendo una herramienta útil sobre la que tomar decisiones y adaptar la propia estrategia de operaciones de la empresa.

Share

Comments are closed.